EL DIÁMETRO DEL HORIZONTE

Es una tarea compleja traducir las ideas a palabras. En cierto modo por eso hago arte, es un manera de materializar y transmitir lógicas que no puedo verbalizar.

 

La tierra como la percibimos en nuestra experiencia de la realidad, es ‘plana’. Pero a través de deducciones y otros conocimientos también sabemos que es esférica.

El suelo así mismo es cercano, sólido, la base sobre la que nos construimos. Y el horizonte es lejano, siempre inalcanzable. Sin embargo suelo y horizonte pueden ser la misma cosa.

 

Me interesan las contradicciones que coexisten. Las verdades simultáneas. Lo ambiguo.

 

La pieza central de la exposición es un tubo de hierro de 7 metros de largo, cruzando toda la galería. En este objeto encuentro simultáneamente muchos elementos que se relacionan con mis dibujos.

Visto de lado, el tubo es una línea; al verlo de frente es un perfil circular. Y más allá de eso, al descansar horizontalmente sobre el piso sigue la imperceptible curvatura de la tierra, con lo cual es también una sección de un círculo mucho más grande: ¡la circunferencia del planeta!

 

Domingo Górriz

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

​​

LA RESPIRACIÓN EN LA LÍNEA

 

Todo inicia muy simple y muy intuitivo. Domingo siente una atracción natural e involuntaria hacia ciertas formas y figuras básicas como el círculo. Posteriormente esos intereses y obsesiones se vinculan con un motor científico y se vuelven un camino creativo y de experimentación. Esta investigación personal a partir de la curiosidad y la observación documenta, en cierto modo, el proceso de intentar comprender pequeños detalles del mundo.  Las anotaciones, los registros como fotografías o diagramas en una servilleta sirven para aclarar alguna idea, un descubrimiento, o una conclusión incompleta.

 

En las líneas paralelas de sus círculos, dibujados a mano, siento que miro sus respiraciones, el tiempo que le tomó hacerlos, la dedicación o como él diría, la labor de un trazo “no virtuoso sino tortuoso”. Sus dibujos hablan de la imperfección, del intento humano de perfección destinado a ser fallido. Los miro como una repetición exhaustiva que de pronto se abre hacia otro camino, a otra posibilidad, a otra manera de hacer evidentes formas, estructuras o mecanismos que disimuladamente empiezan a surgir. Sus obras hablan de la sencillez, de los límites que encuentra y encauzan conexiones con el afuera, con el mundo.

 

Sabrina Castillo-Gallusser